Sincronización de dispositivos: pasos a seguir